`Manos de tierra´
On 4 julio, 2018 | 0 Comments
Pedro Belmonte nos transportará hasta Níjar para recordarnos, a través de la historia de esta novela, la dureza a la que se enfrentaban algunos niños en aquella época, teniendo que responsabilizarse del trabajo y la familia. Una obra publicada por Letrame Editorial.Pedro Belmonte Díaz nació en Barranquete, Níjar, Almería, lugar donde reside en la actualidad. Comenzó a escribir siendo muy pequeño, “en segundo de E.G.B. escribí mi primer cuento, `El señor tiempo´, la profesora me llegó a preguntar que de dónde había copiado el texto”, asegura el autor. Así, hoy nos trae su segunda obra publicada.“Manos de tierra” es una obra sencilla, emotiva y con una gran carga de sensibilidad, catalogada en el género dramático y romántico. Está inspirada en todas las historias que el autor ha ido recopilando de sus antepasados y amigos de estos, “se desarrolla en mi localidad natal, Barranquete y parte de Almeria. La he basado en mi pueblo principalmente por las cosas que me contaban mis padres. En parte va dedicada a ellos y a todas esas personas que tuvieron que madurar a una edad muy temprana”, señala Pedro.En esta novela encontraremos “la parte desconocida de aquellos niños que tuvieron que responsabilizarse del trabajo para ayudar a su familia siendo muy pequeños, siéndoles arrebatada la infancia y adoptando una actitud madura en el duro trabajo del campo para volver a ser niños al volver a casa”.Cuenta la historia de dos hermanos, Manuel y Carma, que sobreviven en una tierra árida y apenas explotada, bajo el seno de una familia humilde. La pobreza abundaba por las tierras de Níjar. La siega del trigo y la cebada era el único trabajo que daba de comer a unas pocas familias que no habían conseguido o querido emigrar a otras provincias más industrializadas u otros países”.El autor nos sumergirá en una trama dura pero a la vez fresca, amorosa y muy cercana. Un libro dirigido a todo tipo de público. “A los jóvenes, para que conozcan un poco más de cerca de realidad que vivieron nuestros antepasados y a las personas mayores, porque se sentirán muy identificados con esta obra, en su mayoría”.Manos de tierra está dividido en en 31 capítulos, enlazados unos con otros “para mantener en todo momento viva la intriga del lector”.Pedro Belmonte no tiene ninguna duda en que volverá a publicar muy pronto, “ya tengo el borrador de una nueva novela que publicaré muy pronto. Reconforta ver tu trabajo en un libro y que la gente lo lea, independientemente del éxito que pueda tener”, concluye.SINOPSISEn una tierra árida y apenas explotada, la pobreza abundaba por las tierras de Níjar, un municipio de la provincia de Almería. La siega del trigo y la cebada era el único trabajo que daba de comer a unas pocas familias que no habían emigrado a otras provincias más industrializadas u otros países. Independientemente de la edad de los componentes de la familia, que a menudo eran muy pequeños, trabajaban de sol a sol en las fincas que se convertían en auténticos infiernos en pleno verano. Los niños, como protagonistas de esta historia,  trabajaban al lado de hombres y mujeres. Eran considerados como adultos para el trabajo y como niños para lo que interesaba (sé muy bien de lo que hablo ). Las penurias, el hambre, los problemas, hacían madurar demasiado rápido a los más pequeños de la casa.Poco se sabe de la infancia perdida de los pequeños hombres de corta edad que sufrieron las consecuencias de una postguerra.En esta historia ficticia se cuenta lo que podría haber sido la vida de cualquier niño o niña que sufrieron las consecuencias de las circunstancias.No solo se trata de la vida de dos hermanos, Manuel y Carma, que tuvieron que salir adelante ellos mismos, también la de su padre atrapado en el alcohol. También resalta la vanidad y egoísmo de lo que se llamaban caciques, aquellos que tenían el poder de dar de comer al pueblo y que se hacían respetar por su riqueza y no por su trato respetuoso precisamente.
X