• img-book

    David Ortega Mena

ISBN: 978-84-17499-56-3
Categoría:

Inteligencia emocional y religión

por: David Ortega Mena

La inteligencia emocional y la pedagogía de la Religión suponen un recorrido que la persona desarrolla a lo largo de toda su vida. Las emociones, por lo tanto, son un condicionamiento de la actitud, que pueden contribuir a desarrollar y potenciar la inteligencia trascendental en el proceso formativo basado en el autoconocimiento y desarrollo del yo espiritual.

10.00

Conoce al autor
avatar-author
David Ortega Mena (Barcelona, 1968) es licenciado en Ciencias Religiosas por la Universidad Pontificia Comillas de Madrid, en la especialidad de Economía de la Salvación. Es máster en Ciencia y Fe por la Facultat de Teologia de Catalunya, patrocinada por el Consejo Pontificio de la Cultura y la John Templeton Foundation. Amplió su formación teológica estudiando Doctrina Social de la Iglesia en la Universidad Católica San Vicente Mártir de Valencia. Entre sus obras, destaca Salvación y Vida Eterna (2013). En la actualidad se dedica a la docencia y a escribir. Está casado y es padre de tres hijos.
Obras de David Ortega Mena
Sobre este libro
Detalles

ISBN: 978-84-17499-56-3
Título: Inteligencia emocional y religión
Fecha: 2018
Páginas: 58

Sinopsis La inteligencia emocional y la pedagogía de la Religión suponen un recorrido que la persona desarrolla a lo largo de toda su vida. Las emociones, por lo tanto, son un condicionamiento de la actitud, que pueden contribuir a desarrollar y potenciar la inteligencia trascendental en el proceso formativo basado en el autoconocimiento y desarrollo del yo espiritual. En este aspecto, la inteligencia emocional debe ser aplicada tanto en el docente o formador como en el educando, pues es una realidad que ayuda a gestionar el proceso interiorizador y educativo del hecho religioso. Para que la docencia religiosa sea eficaz, debemos tener en cuenta que además de la capacidad de inteligencia, existen numerosas aptitudes que influyen esta pedagogía tan particular. Por ello, habrá que despertar las emociones trascendentes y espirituales de forma adecuada y que estas ayuden a desarrollar a aquellas.