• img-book

    Fernando Adolfo Mínguez Mínguez

ISBN: 978-84-18186-49-3
Categoría:

MARTÍN PÉREZ DE VILLEL EL CABALLERO FRONTERO

por: Fernando Adolfo Mínguez Mínguez

Martín Pérez de Villel es un personaje histórico que nació a mediados del siglo XII, en algún lugar de la frontera sur de Aragón con Al-Ándalus. Fue uno de los principales capitanes y hombre de confianza del rey don Alfonso II de Aragón. El 13 de noviembre de 1179, y de manera inesperada, se apoderaba del castillo y medina amurallada de Villel (Teruel), siendo nombrado por el rey, en febrero del año siguiente, tenente o señor de dicha villa y de un extenso territorio, que debía conquistar y defender de los musulmanes. Después también sería señor de las tenencias u honores de Foces (Huesca), Ricla (Zaragoza) y Pina de Ebro (Zaragoza).

 

.

14.00

Conoce al autor
avatar-author
Fernando Adolfo Mínguez Mínguez, natural de Teruel, casado, con dos hijos, se doctoró en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid. En la actualidad es funcionario jubilado, Profesor Titular de Microbiología, de la facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado numerosos trabajos de su especialidad en revistas científicas españolas y extranjeras. También ha publicado Villel: Historia, costumbres y tradiciones.
Obras de Fernando Adolfo Mínguez Mínguez
Sobre este libro
Detalles

ISBN: 978-84-18186-49-3
Título: MARTÍN PÉREZ DE VILLEL EL CABALLERO FRONTERO
Fecha: 2020
Páginas: 190

Sinopsis Martín Pérez de Villel es un personaje histórico que nació a mediados del siglo XII, en algún lugar de la frontera sur de Aragón con Al-Ándalus. Fue uno de los principales capitanes y hombre de confianza del rey don Alfonso II de Aragón. El 13 de noviembre de 1179, y de manera inesperada, se apoderaba del castillo y medina amurallada de Villel (Teruel), siendo nombrado por el rey, en febrero del año siguiente, tenente o señor de dicha villa y de un extenso territorio, que debía conquistar y defender de los musulmanes. Después también sería señor de las tenencias u honores de Foces (Huesca), Ricla (Zaragoza) y Pina de Ebro (Zaragoza). Acusado de Valdense por el obispo de la Seo de Urgel, fue obligado, como penitencia, a ingresar en la orden militar de Montegaudio o de Alfambra, pasando a ser comendador de la nueva encomienda de Villel y sus aldeas. La orden militar de Montegaudio se fusionó con la del Santo Redentor para formar una nueva orden militar con el nombre de la segunda, reteniendo Martín el título de comendador de Villel.  Finalmente, el Santo Redentor fue absorbido por la orden militar del Temple y Martín se incorporó, como caballero templario senior, en el consejo de caballeros sabios que asesoraba al Maestre provincial de los templarios en Aragón. Personaje querido y respetado por los pobladores de la casi recién nacida villa de Teruel, fue testigo principal u «hombre bueno» de documentos de compra-venta. Murió después del año 1201.