• img-book

    Andrómeda Buitrago

ISBN: 978-84-17657-74-1
Categoría:

Memorias de un amor eterno

por: Andrómeda Buitrago

En el tiempo en que miré directamente a la luz, el fuego que antaño se había encendido en mi corazón se expandió por todo mi ser, despertando sensaciones hasta ese momento inimaginables en las que el amor y el placer fueron los ingredientes principales de una experiencia divina.

15.00

Conoce al autor
avatar-author
Nacida en la ciudad de Bogotá (Colombia) en 1977, Andrómeda Buitrago es la menor de seis hermanos. Creció en una familia creyente y desde niña se sintió atraída por la espiritualidad, tanto que su vida se ha convertido en una incesante búsqueda de la verdad divina. A sus 24 años se radicó en España y tuvo la oportunidad de viajar y conocer varios países, lo cual ha contribuido a expandir su mente y la ha convertido en ciudadana del mundo. Ama la vida y es fiel admiradora de la belleza en todas sus formas de expresión. Aprecia especialmente el buen uso de la palabra, ya que considera que en ella está contenido el poder creador universal. El nombre de Andrómeda, “gobernante de los hombres”, lo recibió de su maestro durante su formación en Filosofía y Ciencias Religiosas, como evangelista y como guía espiritual, funciones que desempeña desde hace más de diez años. Aporta también sus conocimientos y experiencias como guía de vida en pareja. Comprometida con el Desarrollo Integral del Ser y anunciadora incansable del amor incondicional, Andrómeda también dicta conferencias en las que facilita la comprensión de las diferentes expresiones e interpretaciones de una misma verdad, creando una unidad armónica basada en la integración de los conceptos.
Obras de Andrómeda Buitrago
Sobre este libro
Detalles

ISBN: 978-84-17657-74-1
Título: Memorias de un amor eterno
Fecha: 2018
Páginas: 134

Sinopsis En el tiempo en que miré directamente a la luz, el fuego que antaño se había encendido en mi corazón se expandió por todo mi ser, despertando sensaciones hasta ese momento inimaginables en las que el amor y el placer fueron los ingredientes principales de una experiencia divina. En ese momento nació una sensación especial a la que la voz que me guiaba denominó el Sentir de los Sentires. Entonces el amor se reinterpretó en mi interior, llevándome a experimentar éxtasis gloriosos que luego se reflejaron en las hermosas palabras que mi alma destiló para Él. ¿Y quién es Él? Aquel que siempre me amó y a quien siempre amé, mi Amor Eterno, el que no se puede contener en un solo cuerpo y, sin embargo, toda su plenitud puede mostrarse a través de un ser. Él, aquel que siempre buscó mi alma enamorada, aquel que no tiene principio ni fin, aquel que simplemente ES.