• img-book

    Ramón Zabalza Estévez

ISBN: 978-84-16916-34-4

Planto por el amigo pre(au)sente

por: Ramón Zabalza Estévez

El tomo que el lector tiene entre sus manos quiere ser un recuerdo emocionado a un amigo, ausente ya en su corporeidad aunque presente en la memoria del autor y de cuantos lo quisieron. Si bien pudiera parecer una obra triste y de carácter funerario, nada más lejos de ello…

12.00

Conoce al autor
avatar-author
Nació en 1954 en La Rúa de Valdeorras (Orense), pequeña población rural a orillas del río Sil. Al año de vida, su familia se trasladó a Madrid, donde residió hasta 1973 e inició sus estudios de medicina, finalizados en Bilbao. Posteriormente, realizó la especialidad de neurología, que ejerce en la actualidad. Reside desde hace algo más de treinta años en Irún, lugar de origen de su familia paterna. Desde la infancia, mostró una gran inclinación por la literatura, alimentada por su abuelo paterno, el cual era músico, quien le inoculó el virus de la lectura y la música. Aficionado a la lectura nutrida por los paseos en la Cuesta de Moyano de Madrid y el acceso a los clásicos rusos, las novelas de Baroja, los relatos de Dickens y cientos de obras más, especialmente de las colecciones Austral y Universal, que configuraban la biblioteca del abuelo. Hasta el momento ha publicado un libro, titulado Libro de las horas inciertas - 101 haikus de la desmemoria, dedicado a la memoria agostada de los pacientes con demencia.
Obras de Ramón Zabalza Estévez
Sobre este libro
Book Play

Detalles

ISBN: 978-84-16916-34-4
Título: Planto por el amigo pre(au)sente
Páginas: 120

Sinopsis El tomo que el lector tiene entre sus manos quiere ser un recuerdo emocionado a un amigo, ausente ya en su corporeidad aunque presente en la memoria del autor y de cuantos lo quisieron. Si bien pudiera parecer una obra triste y de carácter funerario, nada más lejos de ello. Esta gavilla de haikus trata, sí, de manifestar la aflicción por la pérdida, pero sobre todo de recordar los momentos vividos y aceptar que nuestro tránsito por la vida es eso, un itinerario con punto de partida y meta. Somos seres perecederos que, siguiendo las enseñanzas de Epicuro, hemos de pensar que mientras seamos la muerte no será y nuestra memoria mantendrá vivo al amigo.