• img-book

    José María Fernández Conquero

ISBN: 978-84-18064-57-9
Categoría:

Zamora y el motín de la trucha

por: José María Fernández Conquero

Baltasar, un joven pastor sayagués, es reclutado por el deán del cabildo catedralicio de Zamora. Formará parte de la escuela de traductores y escritores que el obispado ha fundado en el Monasterio de Santo Tomé.

Antes de salir de su pueblo, su abuelo le cuenta la historia de su paisano Viriato y, más tarde, amparado bajo el manto protector de la Iglesia, el joven investiga los hechos acaecidos durante el reinado de doña Urraca que dieron lugar al romancero. También conoce otros sucesos históricos importantes que afamaron la ciudad en su lucha contra los invasores africanos ganando los sobrenombres de «la bien cercada» y «no se ganó Zamora en una hora». En ellos el caballero Pero Mato y el obispo Atilano pasaron a formar parte de la leyenda.

20.00

Conoce al autor
avatar-author
Nací en Castro-Urdiales (Cantabria) el 11 de septiembre de 1945. A los quince años comencé a trabajar como botones en una entidad financiera y me jubilé hace unos años tras 57 de vida profesional, muy intensa, en la que desempeñé diferentes puestos de responsabilidad llegando a formar parte de la dirección ejecutiva del grupo financiero. Trabajé en Zamora (donde me casé y nacieron mis hijos), Salamanca (donde hice mis estudios mercantiles) y Madrid, donde resido actualmente. Apasionado lector de la Historia de España, sobre todo de la castellana. Amante de la pintura, de la fotografía y viajero impenitente. Siempre me ha gustado escribir siendo mis temas preferidos las crónicas de viajes, novelas con base histórica, cuentos y relatos cortos, novela, memorias… Hace un año publiqué mi primera novela histórica con la que traté de aportar un nuevo enfoque sobre el levantamiento de los Comuneros de Castilla ante las políticas de Carlos I.
Obras de José María Fernández Conquero
Sobre este libro
Detalles

ISBN: 978-84-18064-57-9
Título: Zamora y el motín de la trucha
Fecha: 2019
Páginas: 582

Sinopsis Baltasar, un joven pastor sayagués, es reclutado por el deán del cabildo catedralicio de Zamora. Formará parte de la escuela de traductores y escritores que el obispado ha fundado en el Monasterio de Santo Tomé. Antes de salir de su pueblo, su abuelo le cuenta la historia de su paisano Viriato y, más tarde, amparado bajo el manto protector de la Iglesia, el joven investiga los hechos acaecidos durante el reinado de doña Urraca que dieron lugar al romancero. También conoce otros sucesos históricos importantes que afamaron la ciudad en su lucha contra los invasores africanos ganando los sobrenombres de "la bien cercada" y "no se ganó Zamora en una hora". En ellos el caballero Pero Mato y el obispo Atilano pasaron a formar parte de la leyenda. La acción transcurre entre 1126, año en que fue entronizado Alfonso VII como emperador de León y el 1174, año de la inauguración de la catedral. En este periodo Zamora conoce su mayor prosperidad económica, comercial y militar. El protagonista de esta novela forma parte de las huestes del emperador en la conquista de muchas ciudades al sur como Calatrava, Córdoba y, la más significativa, Almería. Y allí logra su máxima grandeza pero también el inicio de su declive. La nueva invasión africana de los almohades, con su radicalismo, pone orden en los reinos de taifas y recupera muchas de las ciudades. Almería no puede defenderse y Alfonso muere durante su retirada y regreso al corazón de su reino. Las derrotas militares provocan una depresión económica en Zamora que genera descontento. Los nobles (que eran foráneos pues procedían de tierras catalanas y vascas) tratan de compensar los ingresos perdidos con aumentos de los impuestos, lo que les enfrenta a los artesanos y la Iglesia. Esto provoca una fuerte revuelta popular conocida como "El Motín de la Trucha" que acaba con la mayoría de los poderosos abrasados en la iglesia de Santa María. Ante el temor del castigo real, los zamoranos abandonan la ciudad con la intención de refugiarse en el cercano Portugal que estaba afirmando su identidad y sus fronteras. Al tiempo piden perdón al rey, Fernando II, quien se lo concede y los zamoranos vuelven a sus casas. Con su interesada clemencia el rey evita que esta importante parte de su reino pase a formar parte de otra corona. Todos estos acontecimientos son vividos por nuestro protagonista y culminan con su participación en la construcción y consagración de la magnífica catedral que hoy es ejemplo del arte románico-bizantino en nuestro país.